QUE ES Y QUE NO ES EL ESPIRITISMO


 

“Los fenómenos Espíritas están dentro del orden de la Naturaleza y se produjeron en todos los tiempos, pero, precisamente porque su estudio no podía realizarse con los medios naturales que disponía la ciencia vulgar, durante muchísimo tiempo se los consideró sobrenaturales. El Espiritismo es el encargado de revelar su verdadera naturaleza.

Lo sobrenatural, basado en apariencias no explicadas, echa a volar la imaginación que, vagando en lo desconocido, crea creencias supersticiosas. Una explicación racional basada en las leyes de la Naturaleza vuelve al hombre a la realidad, pone coto a los extravíos de la imaginación y destruye las supersticiones. El Espiritismo no extiende los dominios de lo sobrenatural, por el contrario, restringe su amplitud y hace desaparecer su último refugio. Si bien lleva a creer en la posibilidad de ciertos hechos, impide la aceptación de muchos otros, porque actúa en el ámbito de lo espiritual, como la ciencia lo hace en el de lo material, diferenciando lo que es posible de lo que no es.

No obstante, como no pretende tener la última palabra en todas las cosas, ni siquiera en las que le competen no se yergue en regulador absoluto de lo que es factible y da lugar a los conocimientos que aportará el porvenir.

Los fenómenos Espíritas consisten en los diferentes modos de manifestación del Alma o Espíritu, ya sea durante la encarnación o en el estado de erraticidad. Mediante esas manifestaciones el Alma revela su existencia, su supervivencia y su individualidad. Se la juzga por sus efectos: al ser la causa natural, también debe serlo el efecto. Esos efectos son el objeto primordial de las investigaciones y estudios del Espiritismo, a fin de llegar al conocimiento más completo y posible de la naturaleza y atributos del alma, así como de las leyes que rigen al principio espiritual”.

                                                                                              Allan Kardec: “La Génesis”

 

 

Al hallarse los hechos y fenómenos Espíritas en todos los tiempos, y encontrándose sus manifestaciones en las religiones y culturas de todo el mundo siempre se le dio un carácter sobrenatural por el desconocimiento de las leyes naturales que rigen estos fenómenos.

A partir de 1857, con la publicación del Libro de los Espíritus Allan Kardec crea el neologismo de “Espiritismo” (del francés spiritisme, de spirit: "espíritu"; e isme: "doctrina - sistema") o lo que es lo mismo “Doctrina Espírita” para diferenciar a esta nueva ciencia de todo concepto sobrenatural entendido hasta aquel tiempo. Sin embargo debido a la repercusión causada en todo el mundo por la publicación del Libro de los Espíritus, este término ha sido atacado por unos, usado y abusado por otros que mal intencionadamente buscaron lucrar bajo el nombre de Espiritistas o mentidos Médiums realizando ignorante o intencionadamente un mal uso, dolo, charlatanería, mixtificación y superchería, amparándose bajo el nombre de Espiritismo, y buscando mantener hasta nuestros días un carácter supersticioso en el vulgo ignorante generando dolorosamente el desconocimiento de los conceptos y fundamentos de muy alto valor científico, filosófico y moral en que se basa el Espiritismo.
 

LO QUE NO ES EL ESPIRITISMO

El Espiritismo NO puede ni debe ser confundido con agrupaciones religiosas, ocultistas, secretas, o herméticas; no se dedica a practicas mágicas, supersticiosas o satánicas, con las cuales equivocadamente se le ha querido asemejar o analogar.

 

 

EL Espiritismo NO ES una religión o secta seudo – religiosa; no tiene dogmas de fe, templos, iglesias, estructura clerical, cultos, altares, ceremonias, ritos, santos, imágenes, procesiones, sacramentos, sacerdotes o pastores, ni jefes, ni maestros religiosos.

 

                                                                                                              

 

El Espiritismo NO APRUEBA, ni admite en su seno prácticas como la brujería, santería, regla de Osha, el vudú, la magia, el acto de tirar la suerte, el mal hecho a personas, la astrología, la adivinación del futuro, los baños, horóscopos, la lectura de manos, del tabaco, de las cartas, no adopta en sus reuniones y prácticas ceremonias de ningún tipo, no tiene rituales, ni vestiduras especiales, ni ornamentos para cultos, ninguna simbología, ni muchas otras supersticiones propias del fanatismo religioso, atraso cultural y de los sincretismos etno – religiosos.

 

El Espiritismo NO ADOPTA gestos de reverencia, ni señales cabalísticas, ni bendiciones, ni cantos ceremoniales, ni danzas rituales, ni ofrendas, etc. Ni cualquier otra forma de culto exterior, comunes a una serie de religiones y sectas.

El Espiritismo NO NECESITA el uso de amuletos, higas, ni andas, ni talismanes, ni inciensos, velas, señales, sahumerios, hiervas, bebidas alcoholicas o alucinógenas, tabaco, pirámides, cristales, aceites, o cualquier otros objetos.

NO EXISTEN los profesionales del Espiritismo, su ejercicio no confiere a nadie el título de Espiritista. Toda práctica y asistencia Espírita es completamente gratuita, en ninguna hipótesis, el Espiritista saca provecho material de su posición, sea el médium, el expositor o dirigente.

 

 

El Espiritismo NO ACEPTA bajo cualquier forma el trabajo de asistencia espiritual pagado, ni diezmos, ni ofrendas. Ningún Espiritista o Centro Espírita se lucra del Espiritismo.

El Espiritismo en sí no es responsable por las incensateces practicadas por hombres que se dicen Espiritistas. Ni por el hecho de un hombre decirse Espírita, se lo debe tomar como tal. Lo que realmente caracteriza al Espírita es su constante mejoramiento en el campo moral y su continuo trabajo en favor del prójimo.

 

 

Lo Que es el Espiritismo: Ciencia, Filosofía, Moral

“El Espiritismo es a la vez una ciencia de observación y una filosofía de carácter racionalista, como ciencia práctica consiste en las relaciones que se pueden establecer con los Espíritus, como doctrina filosófica, comprende todas las consecuencias morales que se desprenden de semejantes relaciones”.

Allan Kardec

 

 

  

El Espiritismo se presenta en estos tres aspectos distintos, por el hecho de las manifestaciones, los principios filosóficos y morales que de ella emanan y por la aplicación practica de tales principios. A partir de esta definición se han establecido los tres aspectos fundamentales del Espiritismo: Científico, Filosófico y Moral.

 

El Espiritismo como ciencia

El Espiritismo es una ciencia de observación, integral y progresiva que estudia la naturaleza, origen y destino de los Espíritus y las leyes que rigen sus relaciones con el mundo físico.

 

En base a la aplicación del método científico estudia la fenomenología mediúmnica, las investigaciones, experimentaciones, análisis y comprobaciones, que confirman la realidad del mundo espiritual, así como determina las leyes que rigen los fenómenos psíquicos y espirituales.

 

Demuestra a partir de los hechos, las manifestaciones y por la vía de la experimentación la preexistencia, la existencia y la supervivencia del Espíritu como un Ser individual, que conserva todas sus facultades intelectuales, morales, y volitivas, después de lo que llamamos muerte.

 

No existe nada sobrenatural, ni milagroso en el Espiritismo, todos los fenómenos, aún los mas extraños, tienen una explicación científica, lógica y racional. Son por lo tanto, de orden natural.

 

 

El Espiritismo como Filosofía.

Toda doctrina que da una interpretación de la vida, y una concepción propia del mundo, es una filosofía.

 

El Espiritismo es una filosofía porque, comprende el conjunto de explicaciones y respuestas que los Espíritus Superiores dan ante los grandes interrogantes básicos e históricos de la humanidad,  revela conceptos nuevos y mas profundos respecto a Dios, el Universo, el hombre, las razas, el alma, la vida, el amor, el odio, la verdad, el bien y el mal, los orígenes, las finalidades, el destino, que somos, de donde venimos, hacia donde vamos y cual es el objetivo de la existencia, la razón del dolor y del sufrimiento, la riqueza y la pobreza, etc. En otras palabra abarca todas las áreas del comportamiento de las actividades y del conocimiento humano, promoviendo una nueva era para la regeneración de la humanidad.

El Espiritismo es también una doctrina filosófica de carácter racionalista porque promueve el libre pensamiento y el libre análisis; rechaza los dogmatismos, fanatismos e ideas preestablecidas y excluye la noción de lo sobrenatural, la fe ciega y toda suerte de prácticas ritualistas.

Respeta todas las filosofías, religiones, y creencias personales, estimula el libre albedrío y no impone, ni prohíbe nada, sino que invita al estudio, haciéndonos conocer con hechos irrefutables la realidad del mundo espiritual, las leyes que lo gobiernan, sus relaciones con el mundo visible, la naturaleza y el estado de los seres que lo habitan, y en consecuencia, el destino del hombre después de la muerte.

 

El Espiritismo como Moral.

 

El Espiritismo es moral, porque tiene por finalidad la transformación moral del hombre. 

Su posición ética frente a la vida invita a la educación y elevación de los sentimientos, estimula el estudio, la cultura y la investigación, con el propósito de orientar al ser humano en el proceso de su autoconocimiento y de comprensión del mundo físico, como del mundo espiritual que lo rodea, enseñando que el hombre es el sujeto protagónico de su propia historia; que es responsable de sus actos y arquitecto de su propio destino.

 

Debido a las enseñanzas de los Espíritus Superiores, revive al cristianismo primitivo en su verdadera expresión de amor y caridad, fundamentado en las enseñanzas y en la ejemplificación vivenciada, dadas por el Maestro Jesús a la humanidad como código de moral por excelencia de aplicación universal en el ámbito personal, familiar y social.


Contacto

Correo Electrònico


Dirección de ASDEK

====================================

Carrera 72A

 #  45E - 111

Barrio Florida Nueva

Medellín

====================================

NIT. 811015351-8

Teléfonos:

cel:  3137882975




Ultima Actualización

de la página

22/09/2017